Diez preguntas y respuestas para entender el conflicto en el INCAA

abril 24th, 2017 | por laopiniondiaria
Diez preguntas y respuestas para entender el conflicto en el INCAA
Opiniones
0

(Por: Fabiana Solano*, para La Opinión Diaria. Escuchala los viernes en Circus)

En las últimas semanas se instaló en la opinión pública un conflicto político que puso en el centro de la escena al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Mientras desde el Gobierno Nacional y los medios corporativos se multiplican los discursos acerca de supuestos hechos de corrupción que involucran a ex directivos del organismos, los referentes y trabajadores de la industria denuncian una operación política con fines netamente empresariales que pone en peligro al Cine Nacional y al financiamiento de la Cultura en general.

¿Qué son el INCAA y la ENERC?

El INCAA es el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), que se creó a partir de la promulgación de la Ley de Cine, norma que junto a la Ley de servicios de Comunicación audiovisual regula la actividad para evitar la monopolización de los contenidos, sobre todo extranjeros, y garantizar la diversidad cultural.

El INCAA otorga subsidios, créditos y premios a la producción cinematográfica y televisiva nacional.

El ENERC es la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) , una institución pública, gratuita y federal con sedes en Jujuy, Formosa, San Juan, Neuquén y CABA.

¿Cómo se financian?

Al ser un ENTE AUTÁRQUICO PÚBLICO NO ESTATAL no recibe una partida del Presupuesto Nacional. Se auto financia a través de un Fondo de Fomento Cinematográfico que está especificado en la Ley de Cine y se compone de: 1) el 10% de cada entrada de cine vendida en todo el país. 2) un canon de 25% que pagan las empresas licenciaturas de Radio, TV (abierta y por cable) y canales de TV abierta, por el uso del espacio radioeléctrico argentino que es público. La recaudación, prevista en la Ley 26.522, la realiza el Ente Nacional de Comunicaciones o ENACOM (organismo que reemplazó al AFSCA) a través del cobro de los impuestos a las empresas.

¿Cuál fue el hecho que dio inicio al conflicto?

En el programa Animales Sueltos, conducido por Alejandro Fantino, el periodista Eduardo Feinmann denunció a través de un informe repleto de irregularidades a quien entonces era el presidente del INCAA, Alejandro Cacetta, y al rector de la ENERC, Pablo Rovito (quien fue elegido por concurso), por “malversación de fondos”. Feinmann afirmó que el rector de la Escuela de Cine había recibido 8 millones de dólares para un proyecto de remodelación que nunca llevó a cabo. Lo cierto es que en los últimos dos años de su gestión no solo se realizaron diferentes obras en la sede de la Escuela ubicada en Moreno 1199, sino que además se abrieron cuatro nuevas sedes en diferentes regiones del país.

¿Cómo se trasladó la operación mediática al ámbito gubernamental?

Rápidamente el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, solicitó la renuncia del presidente del INCAA, Alejandro Cacetta, aunque debió aclarar que no dudaba de su honor. En múltiples entrevistas el responsable de la cartera advirtió que hubo  “algunos manejos poco claros”, que no fueron denunciados, pero que estaban vinculados a  “funcionarios que venían del gobierno anterior”. Según el relato oficial Cacetta se había negado a desplazar de sus funciones a trabajadores que venían de la gestión kirchnerista, y aquello suscitó su propio corrimiento. Días después Rovito, director de la casa de estudios, presentó su renuncia en un claro apoyo a Cacetta, y fueron despedidos del Instituto el gerente de Administración Raúl Seguí; el gerente de Relaciones Institucionales, Rómulo Pullol; y el titular de la Unidad de Auditoría Interna, Rolando Oreiro.

¿Cómo reaccionaron los diferentes sectores de la industria audiovisual?

Recordemos que Alejandro Cacetta había llegado al organismo con el respaldo de los diferentes sectores audiovisuales. De esta manera al conocerse el pedido de renuncia, el ex director  recibió apoyo cuasi unánime de todo el sector: las diferentes asociaciones que nuclean a los técnicos de la industria,  artistas, periodistas, y críticos de cine. Incluso llegaron a pronunciarse a su favor figuras como Adrián Suar y Juan José Campanella, muy ligadas al proyecto de Cambiemos. A través de un comunicado del sector se llegó a pedir la renuncia de Avelluto ante la gravedad del escándalo mediático y el futuro incierto del organismo.

¿Cómo quedó conformada la nueva cúpula?

La Presidencia quedó a cargo de quien era vicepresidente, Ralph Haiek. Licenciado en Economía, fue el creador de Much Music Latinoamérica en 1992, y estuvo a cargo de varias señales privadas de cable como I.Sat, Space, Infinito, Retro, FashionTV, HTV y Playboy.  La gerencia quedó designada de la siguiente manera: en la Gerencia general, Juan Francisco Victorio García Aramburu, quien trabajaba como Jefe de Gabinete de Darío Lopérfido en el Teatro Colón; en la Gerencia administrativa el elegido fue Nicolás Yocca, ex directivo de Artear, Radio Continental y Radio Mitre, empresas ligadas al Grupo Clarín; y en la Gerencia de asuntos Jurídicos de organismo, Juan Landaburu.

¿Cómo continuó el conflicto?

Los sectores de la industria audiovisual manifestaron públicamente que están en estado de alerta y movilización ante una posible modificación de la Ley de Cine y el Fondo de Fomento mediante la cual se financia la institución.  Por esta razón el Gobierno  se propuso aplacar la intensidad del conflicto que ya había llegado a medios internacionales. Para ello el ministro Avelluto “garantizó” la continuidad del fomento al cine “en un marco de transparencia institucional”.

¿Cuál es el fondo de la cuestión?

Los intereses corporativos en juego son la clave para comprender la gravedad del asunto. Estamos ante un gobierno que ha puesto al frente de casi todas sus carteras a CEOS y directivos provenientes de empresas como Shell, Farmacity, HSBC, Techint, General Motors, Telecom, LAN, Banco Galicia, Pan American Energy, JP Morgan, Citibank, Telefónica, Coca-Cola, Deutsche Bank, Farmacity y Axion. El Grupo Clarín no es la excepción.

La salida de Cacetta es el inicio de una operación mediática y política que puede terminar no solo en una fuerte reestructuración, sino en el directo desfinanciamiento del Instituto de Cine. El Grupo Clarín ya ha conseguido que el Gobierno modifique a su imagen y semejanza la Ley de servicios de Comunicación Audiovisual, el reemplazo del AFSCA por la ENACOM, y la posibilidad de compra del 100 por ciento de Nextel. Sin embargo aquello no alcanza y con la complicidad del Ministro Oscar Aguad va por una nueva conquista: La ley de Convergencia Digital.

¿A quién beneficia la ley de Convergencia Digital y por qué?

Se trata de un proyecto que pretende convertir a las cableoperadoras (como Cablevisión) en lo que se denomina TIC (Tecnologías de Información y Comunicación). De esta manera dejarían de pagar los aranceles previsto a las teleradiodifusoras, en los artículos 94 y 97 de la Ley 26.522, por el uso del espacio radioeléctrico nacional. Esto conduciría al desfinanciamiento del instituto Nacional de Cine, el del teatro y el de la Música. Bajo el concepto de convergencia, tan utilizado actualmente en materia de avances tecnológicos, así como la confusa mixtura entre telecomunicaciones y medios audiovisuales, el gobierno busca beneficiar a los grupos corporativos y asegurarse el apoyo y control de los medios afines en detrimento de la diversidad de voces.

¿Cuál es la postura de los referentes del sector y qué le plantearon al Gobierno?

En una reunión con el Ministro Avelluto los representantes del sector solicitaron leer el borrador de la nueva Ley y tener participación activa en el proceso de su elaboración. En principio las autoridades se comprometieron a gestionar dicho pedido.

 

Podés escucharla a Fabiana Solano, en ‘Cultura en 120’, todos los Viernes a las 18hr en Circus 104.9 o www.circusplay.net, en el programa ‘¿Quién Dijo?

Si te la perdiste, te dejamos con lo que fue su primera entrega, acá:

*Fabiana SolanoProfesora de Sociología y Licenciada en Sociología de la UBA, Técnico Superior en Periodismo, Profesora de Ciencias Sociales e Inglés, fue redactora y fotógrafa de “Revista Cítrica” y de la revista “El Acople”, fue productora de ‘El Acople Radio’ y columnista de Diario Registrado y Pensado Para Televisión (PPT)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *