Ley Federal de las Culturas, un proyecto para redistribuir la riqueza simbólica

junio 6th, 2017 | por laopiniondiaria
Ley Federal de las Culturas, un proyecto para redistribuir la riqueza simbólica
Opiniones
0

(Por: Fabiana Solano*, para La Opinión Diaria. Escuchala los viernes en Circus)

Si te la perdiste, te dejamos con lo que fue su sexta entrega, acá:

El concepto tradicional de Cultura, al igual que la antigua idea de Nación, presuponían la homogeneidad de los pueblos. Desde aquella perspectiva, ya superada, las personas que convivían en una cultura o nación hablaban el mismo idioma, creían en el mismo dios, comían los mismos alimentos, practicaban los mismos ritos, en definitiva compartían el modo de vida. Creo que todos coincidimos en la actualidad que ese modelo ya no existe y los tipos de naciones que hoy conocemos responden a patrones diferentes.

Argentina no queda afuera del anterior análisis y es por ello que desde hace unos años desde los diferentes sectores que conforman la cultura se ha comenzado a pensar un proyecto nacional a largo plazo que abarque la máxima pluralidad de voces posible y se transforme en una Política de Estado. No casualmente en el decreto 641/2014 de creación del Ministerio de Cultura de la Nación   se consideran a la cultura “como inductora del desarrollo y de la cohesión social, de su relevante papel ante la cuestión de la diversidad cultural y de la integración de comunidades minoritarias, así como en los procesos de igualdad de género y de las vinculaciones entre las comunidades urbanas y rurales, hacen necesaria la jerarquización del área mencionada”.

En esta marco el lunes 5 de junio en la Cámara de Diputados se realizó la presentación del proyecto de Ley Federal de las Culturas. La actividad fue encabezada por el Frente de Artistas y Trabajadores de las Culturas, una organización político-cultural que busca nuclear a los diferentes actores de la Cultura en sus distintos ámbitos de manera plural y participativa, y desde 2013 viene trabajando la propuesta . Entre los integrantes del frente se destacan Horacio González, Francisco “Tete” Romero, Norberto Galasso, Hugo Yasky, Miguel Ángel Estrella, Juano Villafañe, Diego Boris, Vicente Muleiro, Alejandra Darín, Raúl Serrano, Liliana Herrero, Ricardo Bartis, Juan Manuel Correa, Diego Galíndez, Luis Sanjurjo, Carlos de Francisco, y Liliana Mazure.

El proyecto de Ley se enmarca en el Decreto 1172/03 que regula la elaboración participativa de las normas, y replicael esquema que fue utilizado con la Ley de Medios, la Ley Nacional de la Música o la Ley de Centros Culturales de la Ciudad de Buenos Aires. Fue elaborada en un largo proceso que conjugó 46 Foros de Elaboración Participativa que se realizaron a lo largo y ancho de nuestro país, y encuentros con artistas, especialistas, y funcionarios. Además tuvieron un rol central las organizaciones sindicales que nuclear a los trabajadores del área y las 24 Universidades Públicas Nacionales.Durante los foros mencionados, participaron más de 12 mil personas y más de 2 mil organizaciones y expositivos. Lo que este mecanismo permite es que el proyecto no sea apropiado por un partido político, sino que sea presentado por los mismos trabajadores organizados.

Esta Ley Marco es una verdadera deuda de la democracia pues permitirá contener toda la vida institucional de la cultura y darle organicidad. Esta dividida en 8 capítulos y el primer gran aporte es que plantea el concepto de cultura en plural. Justamente hablar de “Culturas” permite identificar a la diversidad cultural, lingüística, étnica y de género como la urdimbre polifónica constitutiva de las sociedades en general y del cultivo de la identidad cultural de la Argentina en particular, en el marco de proyecto emancipador de soberanía cultural. Teniendo en cuenta el contexto y el paradigma sobre la Cultura del Gobierno Nacional donde predomina la política de los grandes eventos, la privatización de las políticas culturales y la concentración territorial, esta Ley permitiría dar mayores posibilidades de participación activa a los pequeños productores, mejores condiciones a los trabajadores de todo el país y un lugar primordial a las voces  silenciadas.

Asimismo la iniciativa plante la idea de los Derechos Culturales  como derechos humanos y el Estado como garante indelegable de su cumplimiento. Este punto sostiene el Federalismo como razón de Estado, y la necesidad de generar política de distribución de la riqueza simbólica de la Argentina. Todos los habitantes del suelo Argentino serán considerados Sujetos Culturales de la ley.

Uno de los ejes del proyecto es el capitulo 8 que hace referencia al Financiamiento. La Ley plantea la necesidad de una inversión estratégica para el desarrollo de políticas públicas federalesy para ello sostiene que no será inferior al uno por ciento (1%) del presupuesto nacional anual, tal como lo recomienda la UNESCO. El Ministerio de Cultura de la Nación será la autoridad de aplicación de la misma y administrará los recursos destinados al financiamiento de las políticas públicas culturales con sentido y alcance federal.

La iniciativa incluye a los Pueblos Originarios. De hecho el capítulo que hace referencia a ellos fue elaborado por los 25 Consejos de Participación Indígena. El proyecto plantea reconocer a los Pueblos Originarios como preexistentes y existentes, como parte integrante de la diversidad y riqueza constitutiva de nuestro país y se consideran sus lenguas como patrimonio cultural nacional”. Para ello propone crear un programa de estímulo, promoción y desarrollo de sus manifestaciones artísticas y culturales.

En el Capítulo 5 se refiere a la condición de trabajadores y trabajadoras de las Culturas, y con ello incluye a  todos los artistas, técnicos, hacedores, artesanos, gestores y promotores culturales, como así también cualquier otra persona que participe en forma directa o indirecta en los hechos y actividades culturales previstas en el proyecto de ley”.

Las industrias Culturales también tienen un rol importante y en este sentido la Ley considera “la promoción y consolidación del Mercado de Industrias Culturales (MICA) a través de políticas culturales específicas para cada sector y con perspectiva federal; Estímulo y desarrollo de contenidos de cultura digital para la promoción de valores solidarios, éticos, de igualdad, justicia y derechos humanos; Fomento de contenidos audiovisuales para el uso de nuevas tecnologías; Promoción del desarrollo de plataformas digitales; Contribuir a la creación y al desarrollo de redes y circuitos locales, regionales y nacionales para la puesta en valor, circulación y comercialización de los productos del Mercado de Industrias Culturales Argentinas”.

Acerca del área audiovisual específicamente plantea la promoción de las producciones audiovisuales federales a través del INCAA y en articulación con políticas públicas de comunicación. La Ley se enmarca  en el el desarrollo de contenidos locales, regionales y nacionales previstos por la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual (N° 26.522). Sin embargo de aprobarse el proyecto de Ley de Convergencia que esta trabajando el Gobierno Nacional se modificarían las condiciones.

Otro de los conceptos que incorpora es el de “Culturas Populares” en referencia a las Culturas  Autogestivas, Comunitarias, Cooperativas e Independientes. Para este sector incluye la promoción del desarrollo de las experiencias de Culturas mediante concursos nacionales públicos de proyectos, con el asesoramiento del Consejo Cultural y de un jurado compuesto por integrantes del Ministerio de Cultura y de referentes de las Culturas Autogestivas, Comunitarias, Cooperativas e Independientes”.

Además el Proyecto plantea la creación de una suerte de “Gobierno de las Culturas” que estaría compuesto por dos organismos: un Consejo Federal de las Culturas creado en el ámbito del Ministerio de Cultura de la Nación (integrado por el Ministro, y un representante por cada provincia y por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), con el objetivo de asesorar en el desarrollo federal y plural de las políticas; y un Consejo Cultural como organismo consultivo, representativo de los colectivos nacionales de los artistas y trabajadores de la cultura, creado con el propósito de asesorar a la máxima autoridad ministerial en la planificación y evaluación de las políticas culturales federales de promoción y desarrollo de los derechos culturales y de la diversidad cultural en todo el territorio nacional.

Otra de las creaciones serían el Observatorio Nacional de Culturas Públicas (ONCP), en el ámbito del Ministerio de Cultura de la Nación, que será el órgano encargado de la medición, seguimiento, investigación y evaluación de las políticas públicas culturales federales, y el Observatorios Regionales de Culturas Públicas (ORCP), con asiento en las Universidades Públicas Nacionales, con el propósito de articular con las regiones y jurisdicciones el seguimiento de las políticas culturales federales.

La presentación de esta Ley marco en Cultura es un gran paso pero recién el inicial en un largo camino por recorrer. El trabajo participativo que se realizó en todo el país durante años dará lugar a la labor parlamentaria, con sus interminables formalidades y pujas partidarias. En esta nueva etapa se sumarán nuevos agentes y actores en la canalización de demandas latentes. Sin embargo lo importante a destacar es el empoderamiento de sectores históricamente relegados en el marco de un proceso de construcción política amplio que busca fortalecer la diversidad cultural argentina, fomentar la pluralidad de voces y dinamizar el circuito de trabajadores de la cultura a nivel local, regional y nacional.

 

Podés escucharla a Fabiana Solano, en ‘Cultura en 120’, todos los Viernes a las 18hr en Circus 104.9 o www.circusplay.net, en el programa ‘¿Quién Dijo?

*Fabiana SolanoProfesora de Sociología y Licenciada en Sociología de la UBA, Técnico Superior en Periodismo, Profesora de Ciencias Sociales e Inglés, fue redactora y fotógrafa de “Revista Cítrica” y de la revista “El Acople”, fue productora de ‘El Acople Radio’ y columnista de Diario Registrado y Pensado Para Televisión (PPT)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *