Corrientes: Mientras un “barco fantasma” va a la deriva por el Paraná, Nación no se hace cargo de retirarlo

enero 9th, 2018 | por laopiniondiaria
Corrientes: Mientras un “barco fantasma” va a la deriva por el Paraná, Nación no se hace cargo de retirarlo
Nacionales
0

La nave es el casco de un buque en construcción que pertenece el Estado y que está abandonado desde hace dos décadas.
Un “barco fantasma” sorprendió a pescadores y navegantes del río Paraná, en Corrientes, el pasado viernes, cuando atravesó varios kilómetros sin tripulantes a bordo y a una gran velocidad. Ahora se conoció la verdadera historia del buque.

Desde el astillero le enviaron una carta al ministro de Interior, Rogelio Frigerio, quien se interesó en el tema, pero no dio solución. En la oficina de Bienes del Estado les dijeron que no les correspondía removerlo porque no era un inmueble y en la encargada de los barcos les aclararon que como no tenía matrícula, por estar en construcción, no tenían jurisdicción.

Astilleros Corrientes SA fue el encargado de construir al llamado UROS-Z -de 107 metros de eslora, 14,5 metros de manga y 6,70 metros de puntal- hace más de 20 años. Su fabricación está inconclusa y el Estado tiene la obligación de sacarlo del agua en que navega desde hace unos días cuando una creciente rompió sus cabos.
La década del 90 fue una época de enorme prestigio para el Astillero, era noticia porque había exportado a los Estados Unidos dos plataformas submarinas de perforación. En 1993 ganó la licitación para fabricar el buque con el financiamiento del Fondo Nacional de la Marina Mercante.

En aquel entonces se llegó a un acuerdo con el gobierno, a través del cual el Estado se hacía cargo del pago a sus acreedores y se quedaba con el barco pero nunca se cumplió.

En el 2000, con Fernando De la Rúa en la Casa Rosada, Astilleros Corrientes firmó un acuerdo con el Ministerio de Economía para que el barco en construcción fuera removido en un plazo máximo de 60 días, pero el Estado volvió a incumplir.

Durante las gestiones kirchneristas hubo algunos intentos de recuperar el barco pero no tuvieron éxito y la llegada de Cambiemos al poder tampoco cambió el panorama.

Desde el astillero le enviaron una carta al ministro de Interior, Rogelio Frigerio, quien se interesó en el tema, pero no dio solución. En la oficina de Bienes del Estado les dijeron que no les correspondía removerlo porque no era un inmueble y en la encargada de los barcos les aclararon que como no tenía matrícula, por estar en construcción, no tenían jurisdicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *