El garrote hallado en el Suran era de Pablo Achingo

junio 19th, 2017 | por laopiniondiaria
El garrote hallado en el Suran era de Pablo Achingo
Locales
0

Una conocida de la víctima reconoció como propiedad del gremialista el madero que había en uno de los vehículos de la banda. Cierran el círculo sobre los cinco sospechosos.

La joven, conocida de la víctima, aseguró que el garrote que las autoridades secuestraron en uno de los vehículos incautados a la banda pertenecía al sindicalista asesinado en un presunto intento de robo.

 
Ese garrote apareció en la guantera del VW Suran secuestrado en una vivienda del barrio San Jorge, a una cuadra de la comisaría seccional Octava, donde el auto había sido escondido. En la noche de ese mismo viernes 8 de junio, el rodado fue sometido a pericias y el mencionado elemento apareció en la guantera del conductor.
 
La declaración de la joven ante el magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción 1 de la capital provincial, no hizo más que confirmar al menos una de las teorías que sostienen los investigadores, que apuntan a que con ese elemento los autores golpearon a Achingo hasta dejarlo inconsciente. El dirigente moriría luego por asfixia, después de que los homicidas intentaran prenderlo fuego vivo.
 
Ese testimonio se suma a la prueba de odorología forense realizada el miércoles, que encontró indicios que determinarían que Achingo estuvo en la butaca trasera del Citroën C-4, el otro auto secuestrado a los detenidos. 
 
Las pruebas genéticas serán las que confirmen esa hipótesis, basada en el luminol y en los rastros de sangre levantados de ese vehículo y del inmueble de avenida Santa Cruz casi San Martín donde la víctima habría sido interceptada.
 
Mientras tanto, los cinco detenidos continúan tras las rejas. Se trata de una joven de 22 años, presunta “entregadora”, y cuatro hombres de 23, 24, 25 y 30. A su turno, todos declararon ante Cardozo, se dijeron inocentes y aseguraron que no se conocen entre sí. Los cinco permanecen imputados por el delito de “homicidio en ocasión de robo”, que prevé penas de 10 a 25 años de prisión.
 
Achingo fue hallado sin vida alrededor de las 6 del miércoles 7 de junio en la intersección de las calles 127 y 82, en el barrio Santa Rita.
 
De la reconstrucción judicial surge que en la madrugada de ese día, después de jugar al fútbol 5, dejó en casa a un amigo y se encontró con una conocida en Francisco de Haro y Santa Cruz. Esa joven -sería la detenida- lo convenció para que lo acompañara a buscar algunas cosas a otro punto de la ciudad.
 
Se supone que se trata de la vivienda de Santa Cruz y San Martín. Achingo ingresó engañado al lugar y fue sometido a golpes hasta que quedó inconsciente. Los autores aparentemente querían robarle, pero al verlo así pensaron que estaba muerto. 
 
Fue por ello que idearon un plan para deshacerse del cuerpo: dos de ellos tomaron el Renault Fluence de la víctima y lo incineraron en el Acceso Oeste. Otros dos cargaron a Achingo en el Citroën C-4 y lo llevaron hasta Santa Rita, envuelto en una colcha, sábanas y una toalla. 
 
Allí lo abandonaron e intentaron prenderlo fuego. En ese lugar fue encontrado por un estudiante que caminaba hacia la escuela.
FUENTE PRIMERA EDICIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *