El teorema González Fraga

abril 23rd, 2018 | por laopiniondiaria
El teorema González Fraga
Opiniones
0

(Por: Guido Encina para La Opinión Diaria)

“Le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior”, expresó el actual director del Banco Nación,sin tapujos, ni ponerse incómodo. Sus polémicas declaraciones fueron seis meses después del inicio de la gestión Mauricio Macri. Todavía no ocupaba ese cargo cuando adelantó su teorema, por ese entonces paseaba por canales de televisión como el economista consagrado que sólo tuvo unos meses al frente del Banco Central en el menemato. Quizás sea este el motivo por e que se hizo merecedor de su lugar en el staff de gobierno, quién sabe.

Cambiemos recién empezaba a transitar por el difícil 2016, pero González Fraga, todo un visionario ya sabía lo que se vendría. Por aquellos meses, el presidente, sus ministros, voceros y medios voceros se encargaban de defender el proceso kafkiano del Estado. Gradualismo le dicen.

En definitiva, el teorema estaba tomando forma y el ex presidente del Banco Central salió a inmolarse, mientras Lanús era campeón del Torneo argentino de Fútbol. Estaba claro que su teoría era justa y real en el orden económico de coyuntura, “sin mentiras” y con “sinceramiento” elevado. No obstante, luego de la frase que lo mantuvo en agenda, tuvo que salir a poner paño frío a sus conceptos que empezaban a ser aplicados: “Acepto que mi frase no fue feliz”, se disculpó por los medios en ese entonces.

Ese mismo día en el que pedía perdón por su frase arriesgada, “gobernadores patagónicos se reunirán nuevamente con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con el propósito de doblarle la mano al Gobierno con respecto a la suba de las tarifas del gas”. Las provincias empezaban a contar con los primeros problemas de los ajustes que proponía el teorema González Fraga. En Misiones ya se había calmado la marcha por los tarifazos de EMSA, pero las facturas llegaban con sobrecargas.

Achicamiento del estado, toma de deuda, escaso crecimiento, dólar atrasado, inflación con paritarias bajas, eran las críticas que sufría el oficialismo de algunos economistas menos confiados en el teorema que más tarde sería leiv motiv de este gobierno. Del otro lado, un batallón de funcionarios y periodistas que se escudaban en la “herencia recibida”.

Superado el 2016, se vino un 2017 con algunas noticias buenas para el Ejecutivo como el pequeño crecimiento en algunos sectores, pero sobre todo por el espaldarazo que recibió de un importante porcentaje de la sociedad al que el mismísimo González Fraga le había dicho que vivieron una “ilusión”. Cambiemos hizo unas muy buenas elecciones que les dio un empujón más a sus ideas defendidas por el ex candidato a vicepresidente de Ricardo Alfonsín en el 2011 y dueño del teorema.

Con este panorama, el autor de la frase “le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior”, fue galardonado con un relevante cargo en la economía del país: presidente del Banco Nación. Chau Melconían, hola González Fraga. Claro, ¿cómo Mauricio Macri no iba a reconocer semejante valentía después de contar con un amplio respaldo popular, y sobre todo de un espectro enorme de la clase media? Ningún ministro, ni hombre fuerte del gobierno se animó a expresar lo que finalmente quedó plasmado como un teorema que aplica el ejecutivo cada vez con menos disimulo.

El Ejecutivo sabe que ha tomado medidas antipáticas. La quita de subsidios y la poca intervención en los precios generó un impacto inflacionario que lo deja a la Argentina entre los diez países con mayor inflación del mundo. Pero el problema que viene azotando hace tiempo a nuestro territorio no sería tal si los salarios vayan detrás del elevado porcentaje de los precios medidos por el INDEC. Se bajaron los niveles de consumo y cada vez fue más notable la pérdida del poder adquisitivo.

Las paritarias, desde que el gobierno de Cambiemos llegó al poder, en términos generales estuvieron por debajo de los índices de la inflación publicada por el mismo INDEC. Si se toma los aumentos contra estas mediciones, un empleado de la provincia de Misiones llegó a perder hasta un 20% de su salario, y como consecuencia ese porcentaje fue destinado para pagar algunos servicios que aumentaron en una proporción descomunal como la energía. Esta práctica fue trasladándose a todo el país, y el teorema empezó a constatarse de manera empírica.

Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda reveló que en el año 2015, el peso promedio de una canasta de servicios públicos rondaba el 6% del salario mínimo, mientras que en el 2018 este porcentaje subió al 21 por ciento. Y la pregunta es ¿dónde se dejó de gastar ese 15%? La respuesta la tuvo el visionario González Fraga el 24 de mayo del 2016: “Se atrasaron las tarifas y se atrasó el tipo de cambio; donde le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior”.

Finalmente sucedió, su teorema se aplicó y en dos años está dando resultados contundentes. González Fraga lo supo desde un primer momento y lo dijo, recibió un premio y hoy continúa en el Banco Nación como un hombre clave en la economía del gobierno de Mauricio Macri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *