La difícil realidad de la Ficción argentina, otra industria cultural en crisis

agosto 3rd, 2017 | por laopiniondiaria
La difícil realidad de la Ficción argentina, otra industria cultural en crisis
Opiniones
0

(Por: Fabiana Solano*, para La Opinión Diaria y Circus Escuchala los viernes en Circus 104.9/www.circusplay.net)

Si te la perdiste, te dejamos con lo que fue su 13ra entrega, acá:

La industria de la ficción argentina está en crisis. Si bien desde hace varios años que se percibe un desgaste del género  y la necesidad de incorporar dispositivos y formatos ligados a las  nuevas plataformas digitales, la situación económica actual profundizó las fisuras y expuso con claridad la problemática.

La noticia que puso en alerta a los trabajadores del sector fue la  repentina salida del aire de la telenovela Fanny la fan, gran apuesta de Telele protagonizada por Agustina Cherri, Luciano Cáceres y Nicolás Furtado. A sólo 18 capítulos de iniciada la emisión las autoridades del canal decidieron,  luego de  verificar que el rating no era el esperado, cambiar el horario del prime time a las 19 horas. Finalmente  la novela dejó la pantalla chica para pasar a las filas de la plataforma web del canal.

Desde la  “Asociación Argentina de Actores” inmediatamente declararon su preocupación por la situación actual de la ficción nacional. En un comunicado se manifiestan “en estado de alerta por la contundente pérdida de pantalla de las tiras y unitarios argentinos en nuestra televisión abierta, situación que ya venimos advirtiendo, entrando ahora en una fase casi terminal en la que sobrevive apenas una sola tira diaria en todos los canales de aire”.

Por su parte desde Argentores públicamente expresaron que “cuando el cincuenta por ciento de la ficción argentina en 2017 en televisión abierta es eliminada del aire de un plumazo, a todos los que integramos la comunidad audiovisual el filo de un puñal helado nos recorre la espalda”. Asimismo remarcan que el mundo de la televisión esta gobernado exclusivamente por le rating y la publicidad: “la televisión de gestión privada es un negocio cuyo objetivo es ganar dinero. Pero, cuidado, no debemos olvidar (ni permitir que otros se olviden) que se trata de un espacio en el espectro radioeléctrico que pertenece a todos los argentinos”.

Lo que sucedió con Fanny no es una anécdota o un caso aislado. Se trata de la culminación de un proceso que viene afectando a la industria y a la TV abierta hace años por lo que ha dejado de ser la primera opción de los argentinos a la hora de elegir qué mirar. El fenómeno se explica a partir de dos razones: la primera ligada a los cambios a nivel mundial que ha traído la era de la internet que modifican la forma de los consumos culturales; y en segundo lugar la fuerte crisis económica  combinada con la modificación del rol del Estado Nacional que en el los últimos meses ha dejado de fortalecer las industrias culturales y la producción local.

Hasta la semana pasada en Argentina se emitían solamente por TV abierta dos ficciones diarias producidas en el país, Las estrellas en El Trece y Fanny, por Telefe. Dichas novelas sumaban un total de 10 horas semanales de ficción,que hoy es de la mitad. Si se compara la actualidad con las  casi 80 horas semanales que se emitían en 2006 por los canales argentinos, se ve la crítica situación de un genero que parece condenado a la desaparición. A eso se suma que una década atrás la industria televisiva apostaba todo a las novelas prime time, en términos cuantitativos y cualitativos, y generaba miles de puestos de trabajo.

En relación al surgimiento y explosión a nivel mundial de la competencia tecnológica a través de las plataformas digitales se propone un modelo de coproducción con distribución multipantalla y consumo simultáneo, es decir que ya no se consume una historia únicamente en directo y a través de una pantalla, sino que las emisiones se han multiplicado y se adaptan a las demandas privadas. Una de las miniseries que adoptó este nuevo modelo de circulación fue “La Fragilidad de los Cuerpos” que se emite por El Trece, TNT, y Cablevisión Flow, ya que es coproducida por El Trece, Pol-Ka, TNT y Cablevision”. Dado que la ficción es el género más caro de producir de la pantalla ya no alcanza con una empresa o productora para financiar los gastos. Por ello a pesar de perder la exclusividad y el rating, las productoras se asocian para abaratar  los costos económicos, mantener la calidad de los contenidos, alcanzar una mayor audiencia y poder competir.

Los altos costos y la necesidad imperiosa de amortizar la inversión hacen de la ficción un género complejo. Es por ello que también los canales tienden a completar sus grillas y ocupar el prime time con programas de entretenimiento o de “panelistas”cuyo esquema de producción es más simple, sus costos mucho más bajo y son de gran atractivo para el televidente promedio. Mientras que un capitulo de ficción tiene un costo promedio de entre 80 mil y 100 mil dólares, una emisión en vivo de un programa de panelistas varia entre los 10 mil y los 30 mil dólares. A esto se suma la posibilidad de generar  rentabilidad comercial por la publicidad en vivo.

Los famosos enlatados o novelas producidas en el exterior son otras de las alternativas de los canales líderes para mejorar el nivel de audiencia. Se trata de formatos homogéneos que funcionan en todo el mundo y por esa razón implican un menor riesgo para los empresarios del sector. Actualmente las novelas turcas y brasileñas marcan tendencia en la industria audiovisual, y a las producciones locales les resulta imposible competir con dichas mega producciones millonarias y terminan por comprar los enlatados. Esto significa menos trabajo para los actores, guionistas, directores y técnicos argentinos.

Sin embargo lo que perjudica en mayor medida a las condiciones de producción en Argentina son el marco de retracción económica, la fuerte devaluación del peso y la desatención del sector por parte del Estado. Desde la Asociación Argentina de Actores sostienen que las políticas con mirada empresarial  afectan las fuentes laborales de todos los trabajadores del sector, debido a “la falta de regulación y fomento en nuestras pantallas, que eximen absolutamente de gravámenes a las producciones extranjeras (latas), sin exigir la obligación de una cuota pantalla para las tiras y unitarios nacionales”.

En este sentido el sindicato y otras organizaciones del sector vienen trabajando un Proyecto de Ley de Televisión y Nuevas Plataformas en el Congreso de la Nación, que propone normas específicas para fortalecer al sector y un plan de fomento de tiras y unitarios con el objetivo de reactivar la industria.

*Fabiana SolanoProfesora de Sociología y Licenciada en Sociología de la UBA, Técnico Superior en Periodismo, Profesora de Ciencias Sociales e Inglés, fue redactora y fotógrafa de “Revista Cítrica” y de la revista “El Acople”, fue productora de ‘El Acople Radio’ y columnista de Diario Registrado y Pensado Para Televisión (PPT).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *