La fusión de Cablevisión y Telecom: un hito en la historia de la concentración

julio 12th, 2017 | por laopiniondiaria
La fusión de Cablevisión y Telecom: un hito en la historia de la concentración
Opiniones
0

(Por: Fabiana Solano*, para La Opinión Diaria y Circus Escuchala los viernes en Circus 104.9/www.circusplay.net)

Si te la perdiste, te dejamos con lo que fue su 10ma entrega, acá:

Las empresas Cablevisión Holdings y Telecom, cuyos accionistas son los grupos Clarín y Fintech anunciaron su fusión, la última semana su fusión. A través de un comunicado oficial Carlos Moltii, el CEO de Cablevisión, manifestó que buscan constituirse como prestador convergente de las telecomunicaciones, y que la operación “permitirá desarrollar una propuesta de cuádruple play, que en el mundo permite a los clientes acceder a paquetes de telefonía fija, móvil, televisión e Internet por banda ancha”. Si bien todavía falta la aprobación de las asambleas de accionistas, y luego la palabra  del Enacom y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, todo indica que el gobierno de Mauricio Macri dará el OK.

La fusión de las empresas, en caso de ser aprobada, generará dos situaciones claves. En principio colocará al Grupo Clarín en una situación inédita pues será accionista minoritario por primera vez en su historia. Esto es consecuencia de que Fintech se hará cargo del 40% del futuro conglomerado, mientras que Clarín obtendrá aproximadamente un 33% y el resto cotizará en bolsa. En segunda lugar se producirá  el mayor nivel de concentración de los medios en la historia de la Argentina.

La nueva empresa concentrará el 42% de la telefonía fija; el 34% de la telefonía móvil; el 56% de las conexiones a Internet por banda ancha fija; el 35% de conectividad móvil; y el 40% tv paga. A esto se suma que el Grupo Clarín maneja el diario de mayor tirada en todo el país; es dueño de Radio Mitre(AM),  La 100(FM), Canal El Trece y varias señales de TV paga; y es accionista en Papel Prensa SA y Agencia DyN.

Si bien la fusión representa un hito en la concentración de los mercados de información y comunicación de la Argentina, tanto para Clarín como para los miembros del Gabinete Nacional, se trata de un fenómeno casi natural que sigue la tendencia mundial de la convergencia. En cualquier otro país del mundo dichos niveles serían vistos con precaución e incluso serían un motivo de intervención de las autoridades. Sin embargo en Argentina desde la llegada del actual Presidente se vienen sucediendo una serie de medidas que favorecen dicho proceso.

Desde diciembre de 2015 a la actualidad el gobierno argentino se ocupó, a través de decretos, de desarmar las regulaciones que había creado la gestión anterior sobre  límites a la concentración de la propiedad de medios. Bajo el argumento de la necesidad de atraer inversiones privadas y fomentar la innovación tecnológica, establecieron normas flexibles. Pero no esta demás aclarar que el nuevo conglomerado naciente supera ampliamente los límites impuestos por el DNU 267/2015 de creación del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), y demandará un nuevo marco regulatorio a la medida.

Repasemos los beneficios dados por el Gobierno Nacional al Grupo Clarín. En primer lugar del decreto 1340/2016 que establece que el Ministerio de Comunicaciones, a cargo de Oscar Aguad, habilita a cualquier empresa a brindar todos los servicios: telefonía fija, móvil, Tv por cable y servicio de Internet, paquete de servicios que se conoce como “cuádruple play”. Esto permitió al Grupo Clarín ingresar al mercado de telecomunicaciones y proveer servicio 4G, y a las telefónicas al servicio de TV por cable.

A esto podemos sumar la renovación de licencias, la compra de Nextel a un precio discrecional que benefició al grupo frente a la competencia, y la entrega del negocio del fútbol. La publicidad oficial es otro de los temas más polémicos teniendo en cuenta que desde diciembre de 2015 hasta marzo de 2017 el oficialismo abonó al Grupo Clarín $143.797.764, lo que lo ubica como el primer beneficiario, con un 17,93% del total. El punto más alto de esta transferencia de recursos ocurrió hace pocos días cuando se dio a conocer en la Bolsa de comercio la fusión de Cablevisión con Telecom, uno de los tres actores centrales de la telefonía. Solo unos días después, con el trabajo sucio ya hecho, el Jefe de Gabinete Marcos Peña anunció la disolución del Ministerio de Comunicaciones, y su traslado a la estructura de Modernización.

Convergencia y concentración

En el comunicado enviado a la Bolsa de Comercio para informar acerca de la fusión las compañías explicaron que buscan y destacan que “se constata, tanto en el plano nacional como el internacional, una tendencia a la convergencia tecnológica entre redes y plataformas, para la prestación de servicios de transmisión de voz, datos, sonido e imagen, tanto fijos como inalámbricos, en soluciones integradas a proveer a los clientes los productos de la convergencia”, y que la fusión “potenciará la inversión en la infraestructura más moderna de tecnologías móviles así como el despliegue de una red de fibra óptica de alta velocidad”.

El objetivo pareciera la movilidad hacia un modelo comunicacional convergente y la necesidad de generar mayor previsibilidad para incentivar las inversiones privadas. Pero lo que no se tiene en cuenta es el rol del Estado como responsable de armonizar la política de la convergencia y las lógicas económicas de las empresas de tecnología, con el interés público y los derechos ciudadanos. Esto última necesita de la intervención estatal para la gestión y promoción de políticas públicas que garanticen el derecho a la información, la diversidad de opiniones, el fortalecimiento de la diversidad cultural, y la buena calidad de los servicios. Todos los de los organismos internacionales tienen al interés público como principio organizador de las regulaciones existentes.

En Córdoba por ejemplo la fusión que se pretende generará el monopolio total de los servicios pues los consumidores prácticamente no tendrían otra opción de conexión a internet fija que Fibertel, Fibercorp, Arnet, todas concentradas en la misma empresa. Cuando el Estado de desentiende de la garantía de los derechos y la promoción de la diversidad, impera la lógica mercantil que beneficiará a los grupos concentrados en detrimento del público en general y los sectores populares.

Si bien el sector comunicacional tiende a ser concentrado en todo el mundo, es justamente esta característica la que requiere de medidas específicas para compensar posiciones dominantes, y un sistema de defensa a la competencia preparado para este tipo de fusiones, que claramente la Argentina no tiene. En este sentido se expidió la Corte Suprema de Justicia en 2013 cuando seis de los siete miembros validaron la constitucionalidad de la Ley de medios y destacaron el rol incuestionable del Estado en la regulación y la  “sanción de normas que a priori organicen y distribuyan de manera equitativa el acceso de los ciudadanos a los medios masivos de comunicación”.

 

*Fabiana SolanoProfesora de Sociología y Licenciada en Sociología de la UBA, Técnico Superior en Periodismo, Profesora de Ciencias Sociales e Inglés, fue redactora y fotógrafa de “Revista Cítrica” y de la revista “El Acople”, fue productora de ‘El Acople Radio’ y columnista de Diario Registrado y Pensado Para Televisión (PPT).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *