La perfecta combinación entre políticas culturales y divulgación científica

junio 27th, 2017 | por laopiniondiaria
La perfecta combinación entre políticas culturales y divulgación científica
Opiniones
0

(Por: Fabiana Solano*, para La Opinión Diaria y Circus Escuchala los viernes en Circus 104.9/www.circusplay.net)

Si te la perdiste, te dejamos con lo que fue su 8va entrega, acá:

Desde hace varias décadas y sobre todo como consecuencia de los cambios estructurales en las tecnologías de comunicación, los Gobiernos han comenzado a reconocer en las políticas culturales y la gestión cultural su importancia como instrumento de desarrollo e inclusión social. En este sentido en América latina sobre todo se ha desarrollado una amplia variedad de ámbitos y espacios dedicados a aspectos clave como la educación y la distribución del saber por fuera de los esquemas y las institucionales tradicionales. Justamente las políticas culturales intervienen en todo aquello que enriquece y educa a las personas, pero fuera de las estructuras de formación formal.

Durante la última década en Argentina, pero sobre todo desde 2010 y hasta 2015, el Estado puso en marcha una serie de herramientas de distribución simbólica de los saberes que tuvo una pata fundamental en los programas culturales ligados a la divulgación científica. Estas acciones desarrolladas partían de la premisa de entender a las políticas socio culturales no como instancias de producción de eventos fragmentados o espectáculos masivos, sino como dispositivos para activar nuevos procesos sociales y generar cambios a largo plazo.

Las personas, las cosas, la información y los conocimientos circulan, se intercambian, se distribuyen y se apropian en un contexto social que se rige por ciertas normas e instituciones. En la actualidad más que nunca en el mundo de la información y el saber existen relaciones de poder, jerarquías, y campos en los cuales dominan ciertos sectores. Según Bourdieu el poder es la tecnología específica, con tácticas y estrategias, que genera discursos que se convierten en un saber instalado como verdad, legitimando la dominación de la sociedad. El poder está entonces en las prácticas ejercidas sobre el cuerpo y los discursos, y el saber se constituye un objeto de lucha y la principal herramienta que tiene el poder para sostenerse en el tiempo.

En este marco de exacerbación y cristalización del vínculo saber – poder, en donde quienes manipulan los mayores volúmenes de información son quienes detentan el poder, las iniciativas de divulgación científica resultan fundamentales. Lejos de infantilidad los contenidos políticas como Tecnópolis, Canal Encuentro, El Centro Cultural de la Ciencia, Paka Paka, y el Conectar Igualdad, entre otras, tuvieron la intención de quebrar esa relación y ampliar la apropiación del saber por parte de sectores anteriormente excluidos.

“Tecnópolis es un lugar que está modificando la relación de la cultura y el saber en general con la gente. Es una propuesta gratuita, libre, pluralista y democrática que genera que las actividades culturales, que están corridas por el mercado, tengan su lugar de manifestación”, manifiesta el filósofo Darío Sztajnszrajber, uno de los mayores referentes de la divulgación científica en Argentina.

La divulgación entiende la función clave de la cultura y el conocimiento como capital simbólico, como el conjunto de hábitos, las manera en que vemos la realidad y nos posicionaros ante el mundo. A nivel simbólico, se buscó distribuir, es decir que los ciudadanos puedan apropiarse de los conocimientos científicos y los avances tecnológicos, y a nivel concreto que tuvieran un primer acercamiento, a saberes históricamente ligados al mundo académico profesional y alejados de los sectores populares. La Divulgación Científica se convirtió en una Política de Estado.

El periodista y docente Adrián Paenza recibió en 2014 el premio Leelavati, a mejor divulgador de matemática del mundo. “Todo lo que tenga que ver con la difusión, con la divulgación y la generación de vasos comunicantes entre la sociedad científica y la sociedad en general es para celebrar. De la masa crítica de información saldrá la calidad y la cantidad de gente que se acercará a la ciencia”, manifiesta.

Lamentablemente en el último año y medio la mayoría de las políticas ligadas a la divulgación y la democratización del conocimiento fueron eliminadas, desfinanciadas o convertidas en meras instancias de entretenimiento. El Gobierno de Mauricio Macri representa un modelo económico directamente ligado al monopolio de los saberes y la concentración financiera. El Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, la cartera que responde a Hernán Lombardi, ha concentrado todas las propuestas culturales y comunicacionales , y ha viciado los programas con propuestas frívolas y eventuales, en su mayoría provenientes del mundo de lo privado.

Lo que queda para quienes defendemos la distribución del conocimiento es seguir ocupando los espacios visibles y seguir trabajando en la divulgación. El sociólogo Ezequiel Adamovsky se expresó al respecto en su perfil de Facebook luego de recibir críticas por aceptar una invitación a la Noche de la Filosofía organizada por el Gobierno de la Ciudad: “A la hora de elegir qué hacer y cómo, en cada ámbito en el que actúo, trato de evitar que mis palabras o mis acciones refuercen o dejen incuestionadas las relaciones de poder que estructuran ese ámbito”.

Podés escucharla a Fabiana Solano, en ‘Cultura en 120’, todos los Viernes a las 18hr en Circus 104.9www.circusplay.net, en el programa ‘¿Quién Dijo?

*Fabiana SolanoProfesora de Sociología y Licenciada en Sociología de la UBA, Técnico Superior en Periodismo, Profesora de Ciencias Sociales e Inglés, fue redactora y fotógrafa de “Revista Cítrica” y de la revista “El Acople”, fue productora de ‘El Acople Radio’ y columnista de Diario Registrado y Pensado Para Televisión (PPT).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *