Señales de alerta en el Ministerio de Cultura de la Nación

agosto 24th, 2017 | por laopiniondiaria
Señales de alerta en el Ministerio de Cultura de la Nación
Opiniones
0

(Por: Fabiana Solano*, para La Opinión Diaria y Circus Escuchala los viernes en Circus 104.9/www.circusplay.net)

Si te la perdiste, te dejamos con lo que fue su 14ta entrega, acá:

Durante la última semana se dio a conocer, en el marco del Ministerio de Cultura de la Nación, una serie de movimientos y denuncias que despertaron las alertas de la comunidad y los trabajadores del área en todo el país. La noticia más importante fue la renuncia de Enrique Avogadro a la Secretaría de Cultura y Creatividad, y la llegada de Iván Petrella, actual secretario de Integración Federal y Cooperación Internacional, en su reemplazo. En la misma línea se dio a conocer la salida de la subsecretaria de Cultura Ciudadana Débora Staff, y su sustitución por Julieta García Lenzi, actual Jefa de Gabinete y mano derecha del ministro.

Más allá de las posibles interpretaciones sobre los acontecimientos, si renunciaron o fueron despedidos a pedido de Pablo Avelluto, lo que logró trascender es que el vínculo de Avogadro con la cúpula ministerial no fluía por sus diferentes formas de llevar adelante la gestión de las políticas. Mientras Avelluto se presenta como la cara visible del organismo y es el encargado de garantizar los acuerdos corporativos (recordemos que fue gerente de las editoriales Planeta y Estrada, trabajó para Torneos y Competencias, antes fue director editorial de la Región Sur de Random House Mondadori Argentina), el joven Avogadro era quien sostenía los vínculos con la comunidad artística y escuchaba las demandas del sector.

Pero la cuestión administrativa es sólo la punta del iceberg, ya que se trata de la culminación de un proceso de vaciamiento y desjerarquización que tendría un final predecible: el pase nuevamente de Ministerio a Secretaria Nacional. Si bien desde los gremios afirman que el proyecto de pase existe desde la asunción del actual gabinete en diciembre de 2015, la preocupación de los trabajadores se centra en el hecho de que podría ser puesto en marcha luego de las elecciones de Octubre, junto con la desarticulación total de muchos de sus programas y una nueva ola de despidos. En esta línea trascendió que el Director de Formación Cultural, Juan Urraco, anunció su desvinculación del cargo antes de fin de año por los cambios en los que no se quiere involucrar.
Durante 2017 la programación y puesta en marcha de actividades en el Ministerio fue problemática. Pero en los últimos meses directamente se ha paralizado la agenda ya que en la mayoría de los espacios no se generan actividades y el presupuesto es mínimo o directamente nulo. Desde la Junta Interna de ATE del Ministerio de Cultura emitieron un comunicado por el cual lo trabajadores se declaran en “estado de alerta y movilización”. En el mismo el delegado general Manuel Cullen sostiene: “la disolución de la Secretaría de Cultura y Creatividad, que encabezaba Enrique Avogadro, no hizo más que acrecentar el malestar por la parálisis de los programas y la reducción del 30% del presupuesto del Ministerio para lo que queda del año. Recordemos que en esa Secretaría se desempeñan 700 trabajadores”.

El documento además relata que los Programas denominados Quilombo, Opera y Danza, Festival Latinoamericano de Ópera Contemporánea, Orquestas Infantiles tienen cero o muy pocas actividades planificadas para lo que queda de 2017, y por eso el propio Avogadro había pedido a los trabajadores “que sean creativos” para organizar actividades sin fondos. Asimismo para 2018 los fondos concursables como Becar, Fondo Argentino de Desarrollo Cultural y Plataforma Futuro y Apex, pasarían al Fondo Nacional de las Artes, y los premios , que se reducirían a dos, serán convertidos en ‘premios consagración’.

En relación a la línea política de la gestión lo que se hace visible es la adopción de las Industrias Creativas, en reemplazo de las Industrias Culturales, como modelo de gestión y negocios a seguir por los agentes culturales. Lo que termina sucediendo es que la producción cultural se manifiesta desde una clara orientación al mercado, y los artistas, que deben acercarse a estrategias de marketing y economía, son etiquetados y pensados como emprendedores, gestores y empresarios de sí mismos que no necesitan del Estado para desarrollarse.
Ante este panorama se fortalece la hipótesis de una posible disminución del rango de la institución y su pase a las fila del Ministerio de Educación de la Nación, bajo la conducción de Alejandro Finocchiaro, o al Sistema Federal de Medios a cargo de Hernán Lombardi, en los próximos meses. Sin embargo más allá del gesto formal que implicará en términos concretos la pérdida de autonomía y fuerte reducción del presupuesto, ya se ha puesto en marcha un proceso de desjerarquización del organismo. Esto se cristaliza en el vaciamiento de las Secretarias, la desaparición de múltiples programas dirigidos a fomentar y fortalecer las expresiones populares locales, la cultura autogestiva y la escena independiente, y el quiebre de un paradigma de gestión que se centra en la dimensión cultural como instrumento de desarrollo y cambio social, y en el Estado como el principal responsable de crear las condiciones para su pleno ejercicio a través de las políticas culturales.

 

*Fabiana SolanoProfesora de Sociología y Licenciada en Sociología de la UBA, Técnico Superior en Periodismo, Profesora de Ciencias Sociales e Inglés, fue redactora y fotógrafa de “Revista Cítrica” y de la revista “El Acople”, fue productora de ‘El Acople Radio’ y columnista de Diario Registrado y Pensado Para Televisión (PPT).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *